Thursday, July 24, 2008


Lo ocurrido con la Ministra de Educación Mónica Jiménez, es un hecho en sí repudiable pero que demuestra un problema que sufre nuestro país desde hace muchísimo tiempo: La pérdida del respeto hacia la autoridad. Es muy posible que la ministra Jiménez sea de esas personas que pagan justos por pecadores, sin embargo, este hecho es el resultado de cómo la Concertación está ejerciendo el poder. El respeto de la autoridad no sólo debe emanar de los corazones de los ciudadanos, también proviene de la actitud de las personas que desempeñan el poder, y siendo honestos, la actitud que han mostrado nuestras autoridades dista mucho de inspirar respeto.


Existen hechos que son más que evidentes como la complaciente y negligente posición que ha tenido el gobierno con los delincuentes, priorizando los derechos de estos por sobre los derechos de las víctimas. También se ve en la casi nula capacidad de sancionar como corresponde a funcionarios públicos que han cometido groseros errores en proyectos que involucran grandes cantidades de recursos públicos. También se ve en la poca voluntad de las autoridades de dar soluciones de fondo a problemas complejos, por temor a sufrir probables costos políticos. En fin, tenemos que algunas de las autoridades no son capaces o no tienen voluntad de hacer grandes sacrificios por el bien del país y de su gente.


Todo esto ha llevado a que la población no sólo desconfíe de los políticos, sino que ve en las autoridades personas que no son las adecuadas para ejercer cargos de tan alta responsabilidad. En consecuencia, lo sufrido por la ministra Jiménez es condenable, pero es un lógico resultado de la forma en que se ha ejercido el poder en los últimos gobiernos. Si se quiere restablecer el respeto a la autoridad, el gobierno debe mostrar una actitud acorde con ello, y ello incluye sancionar a la estudiante que agredió a la Ministra de Educación.

4 comments:

cristian said...

Una de las primeras prioridades que le va a caber a un futuro gobierno de la Alianza, y que lamentablemente le va a demandar sin duda un gran tiempo y esfuerzo, va a ser recomponer el RESPETO en Chile.
Junto con la economía y la lucha contra la delincuencia, la pérdida del respeto en Chile (en particular por parte de los comunistas) es un gran "legado" de la Concertación.

Javier Bazán said...

La Gordis no quiso que la sancionarán.

Pablo E. Vigneaux Wilton said...

Mismo considerando que estos gobernantes populistas de tercera categoría (fuera que son de izquierda) se lo merezcan ya que lo plantaron! hay que respetar las autoridades... no por la persona!
pero por educación o por el cargo como un representante de Chile!

Marta Salazar said...

tienes razón Sebastián!