Wednesday, March 25, 2009

Las Farmacias: Esa es una consecuencia de las regulaciones de la Concertación


Pensaba escribirles acerca de en que consistía el nuevo plan de Obama, sin embargo la bomba noticiosa generada por la confesión de Farmacias Ahumada de que estaba coludida con otras farmacias, me obliga a explicar que es lo que está detrás de una colusión. Antes, sin embargo no es de sorprender que veamos a los personeros de la Concertación refiriéndose con indignación ante esta situación, cosa que es verdad, lo que no dicen es que esto es en mucha medida culpa de sus políticas económicas.


¿ Por qué? Expliquemos primero lo que es un cartel; cartel es el término técnico que en economía se usa para describir colusión. Consiste en un acuerdo que existe entre los miembros de un mercado determinado de subir precios para que los dueños maximicen sus ganancias, ante esto tratan de ubicar cual es el precio que permite tal objetivo. Esto es lo que efectivamente sucedió con las farmacéuticas, y basta que un solo miembro del cartel lo denuncie para que el Cartel se desplome.


Cuando digo que la culpa la tiene la Concertación es porque la probabilidad de que existe un cartel es más alta cuando los mercados están cada vez más concentrados. No debemos olvidar que las políticas económicas de la Concertación se han caracterizado por regulaciones excesivas y a las empresas, exigiendo lo mismo a una trasnacional que al negocio de la esquina.


En el caso del mercado de las farmacias, que es el que estamos analizando, vemos que las regulaciones han llevado a que las conocidas "buticas" o farmacias de barrio" practicamente desaparezcan frente a las grandes cadenas, por eso hay solo tres cadenas, por ende es más fácil formar un cartel. Sin estas absurdas regulaciones, habría libre competencia, por ende habrían muchas farmacias y buticas, con lo que las posibilidades de que exista un cartel disminuyen considerablemente.


En fin, la Concertación va a salir diciendo que se opondrán a los carteles decididamente, sin embargo ellos tienen en su ADN el que no les gusta que existan mercados competitivos.

2 comments:

cristian said...

Los socialistas adoran el monopolio, porque su ideal es el monopolio estatal.
Es vergonzoso como muchos de ellos intentan que se asuman las prácticas monopólicas como práctica integrante y común del libre mercado, en tanto que es todo lo contrario. El monopolio desvirtúa y entorpece el libre mercado.
La izquierda, cinicamente, ofrece como alternativa al libre mercado y sus ocasionales y reprobables prácticas monopólicas, al mayor monopolio de todos: el estatal.
Aquel sistema donde no hay Fiscalía Antimonopolios que puedan evitar el abuso del Estado contra sus ciudadanos.

Javier Bazán said...

Estoy en parte de acuerdo con Cristián.

A la izquierda le gusta el monopolio estatal.

Lo que le gusta a la izquierda es que haya pocas empresas, para que así que existan grandes sindicatos, en desmedros de los pequeños empresarios.

Sobre Obama, te puedo decir que todo es billones han ido a parar a grupos de presión de izquierda que lo apoyaron.

Lo que no dicen los medios, es que Obama está muy evaluado. Incluso peor que Bush.

saludos