Thursday, April 05, 2007

Sistemas Electorales: Parte II


Continuando con los sistemas electorales; analizaré ahora el caso de España y Alemania, y luego comentaré lo que me parecen cada sistema.


España: La circunscripción electoral es la provincia, cada provincia puede elegir un número de diputados; estos se asignan a través del sistema D`Hont; esto es los votos de los partidos (siempre que hayan obtenido al menos 3% de los votos) se dividen tantas veces por el número de escaños, si son 6 se dividen por 1, 2, 3, 4, 5 y 6. Y los seis mayores cuocientes serán los diputados, hay que recordar que en la práctica cada partido lleva un número de candidatos igual al número de escaños en listas cerradas)


Un ejemplo: Sean estos los resultados en un distrito que reparte 5 escaños:


Partido Azul con 5450 votos, sus cuocientes son 5450, 2725, 1816.66, 1362.5, 1090

Partido Rojo con 5120 votos, sus cuocientes son 5120, 2560, 1706.66, 1280, 1024

Partido Verde con 1240 votos, sus cuocientes son 1240, 620, 413.33, 310, 248

Partido Amarillo con 1060 votos, sus cuocientes son 1060, 530, 353.33, 265, 212


Tenemos que los 5 mayores cuocientes son 5450, 5120, 2725, 2560, 1816.66, con lo que el Partido Azul se queda con 3 escaños y el Partido Rojo con dos.


Este sistema da la impresión que fuera proporcional, sin embargo genera que dos partidos concentren aproximadamente el 80% de los votos se lleven casi todos los escaños, así los partidos pequeños no tendrían ninguna posibilidad de conseguir escaños en provincias pequeñas, por lo que solo pueden conseguir cupos en provincias grandes, por lo que también es excluyente.


Alemania: Cada votante recibe dos sufragios, el primero es por el candidato de su distrito, y el segundo es por una lista. Los distritos se dividen según los Lander, proporcional a la población alemana. Los escaños se reparten proporcionalmente según el segundo voto entre todos los partidos que tengan al menos 5% de los votos a nivel federal, el reparto de escaños es a través de los lander.Los candidatos ganadores de su distrito aseguran automáticamente su escaño, esto lleva a que en aquellos Lander donde un partido tiene más escaños ganados con el primer voto que los correspondientes por el segundo voto, se le agreguen escaños sobrantes que es la diferencia entre los escaños ganados con el primer voto y los que les corresponden por segundo voto, esta noción claramente favorece a los partidos grandes.


El sistema se complica más si un partido que no tiene 5% con el segundo voto y obtuvo más de tres escaños según primer voto, también entra en el reparto de escaños, ahora si tiene 1 o 2 escaños se queda con dicha cantidad de escaños. El sistema en sí es más representativo, pero en sí tiene el problema que partidos pequeños puedan ser los votos claves, en caso de que gobierno ni oposición sean mayoría. Ahora en un sistema parlamentario no es tan grave porque luego de la elección, los partidos son los encargados de hacer alianzas para formar gobierno donde la mayoría absoluta es exigida sino se vuelve a llamar elecciones, pero en un sistema presidencial, esto trae problemas, ya que debilita las posiciones del gobierno y de las coaliciones mayoritarias.


Volviendo a Chile, un sistema como el alemán es demasiado complicado y tiene el riesgo de debilitar a las mayorías y sobre todo al gobierno, además existe evidencia, sobre todo en América Latina de que un regimen presidencialista con elección legislativa proporcional, ha llevado a profundos problemas de estabilidad (Bolivia en los 80, Chile entre 1930 y 1973, Argentina en el mismo período, Ecuador hasta hoy). Un sistema como el Español, garantiza la estabilidad sin embargo corre el riesgo que se excluya a un porcentaje superior al 20% por lo que no se necesita partidos o coaliciones muy grandes para controlar la totalidad del Parlamento.


Con todo esto concluyo que el Sistema Binominal chileno, con todas las fallas que ese le encuentran es consistente con un regimen presidencialista, además no parece ser tan excluyente, ya que en todas las elecciones ha sido representado por partidos políticos que superan el 90% de los votos en su conjunto. Además existe clara evidencia que el Sistema Electoral se puede romper, sin ir más lejos los casos de Carlos Bianchi y Marta Isasi en 2005 lo han logrado, siendo más pequeños que el Partido Comunista, creo que el problema de dicho partido es que no ha concentrado fuerzas en potenciar la votación en distritos que son fértiles para ellos, como son el 9, 16, 28 y 46.

2 comments:

Javier Bazán said...

Me gusta el sistema inglés.pero como muestras la oposición perdería bastante.

Sebastián Miranda said...

Ese sin duda que es el mejor sistema para mi también, hay estudios que dicen claramente que frente a un régimen presidencialista un sistema proporcional es catastrófico, mientras que en uno parlamentario da lo mismo el tipo de sistema electoral impere(Eso que de lo mismo, es en un sentido amplio)

En el momento que la Alianza realmente equilibre a la Concertación, el sistema anglo-americano es el ideal